Páginas

5.7.17

·



Anne Siems



―¿Qué es la muerte? ―continuó mi madre con una alegría inquietante―.
¿Qué es estar muerto? Bueno, en primer lugar, ¿qué es una persona? Un gran
porcentaje de agua. Agua corriente. No hay nada tan extraordinario en una persona.
Carbono. Los elementos más simples. ¿Qué es lo que dicen? ¿Qué todos juntos valen
noventa y ocho centavos de dólar? Eso es todo. Lo extraordinario es cómo se juntan.
Por el modo en que se juntan tenemos el corazón y los pulmones. Tenemos el hígado.
El páncreas. El estómago. El cerebro. Todas esas partes, ¿qué son? ¡Combinaciones
de elementos! Combínalos, combina las combinaciones, y tendrás una persona. Lo
llamaremos tío Craig, tu padre, o yo, pero solo son combinaciones de lo mismo, unos
mismos elementos reunidos y funcionando de una forma particular, por un tiempo. Lo
que ocurre es que, llegado el momento, una de las partes se para, se estropea. En el
caso de tío Craig, el corazón. Pero eso es solo una forma de mirarlo. Es la forma
humana de mirarlo. Si no estuviéramos pensando siempre desde el punto de  vista
de las personas, si estuviéramos pensando en la naturaleza, en la naturaleza que
no se acaba nunca, en las partes de ella que mueren, bueno, no mueren sino que
cambian, cambiar es el verbo adecuado, cambian y se convierten en otra cosa,
todos esos elementos que componen a la persona cambian y vuelven de nuevo a
la naturaleza, donde reaparecen una y otra vez en los pájaros, los animales
y las flores… ¡tío Craig no tiene que ser tío Craig! ¡Tío Craig son las flores!

La vida de las mujeres, Alice Munro



No hay comentarios: