Páginas

10.4.17

·




Tim Walker



Empiezo a desear un lenguaje parco como el que usan los amantes,
palabras rotas, palabras quebradas, como el roce de las pisadas en la
acera, palabras de una sílaba como las que usan los niños cuando
entran en un cuarto donde su madre está cosiendo y cogen del suelo
una hebra de lana blanca, una pluma, o un retal de chintz. 
Necesito un aullido, un grito.

Las olas, Virginia Woolf



No hay comentarios: