Páginas

11.10.17

gelsomina y la vaca


gelsomina fue la lechera de caposele, el pequeño pueblo italiano en el que viví
   durante mis primeros cinco años. la recuerdo viniendo todas las mañanas a casa
para traer la leche recién ordeñada, con su cántaro apoyado en la cabeza en un
   equilibrio perfecto y las palabras siempre amables, blancas como la leche.
en el último número de la Revista Kokoro, juego a imaginar qué fue de gelsomina
   y qué fue de su vaca. busco en ellas y hacia atrás caminitos de memoria
que seguir, próxima al murmullo de la tierra: continuar hacia delante:





6.10.17

canción de cuna para un mundo roto



la música en Auschwitz, nos dice Pascal Quignard, hacía el mal.
a propósito de su libro 'El odio a la música', y de Primo Levi y de los músicos
que salvaron su vida en los campos gracias a la misma música que precipitaba
la muerte de los otros, escribo hoy en la sección El arte de la fuga de
Letras de Contestania. música como poder y como salvavidas,
como tortura y como cuna, pinchando aquí:






29.9.17

·



Uta Barth



En la frente besar ― penas borrar.
Beso la frente.

En los ojos besar ― el insomnio quitar.
Beso los ojos.

En los labios besar ― dar de beber.
Beso los labios.

En la frente besar ― memoria borrar.
Beso la frente. 


Marina Tsvetáieva



21.8.17

,



Maiko Haruki



entre las uñas y la carne , úhué siente el amor . electrifica pero ablanda , no hace falta comprenderlo , es solo un nervio y está vivo . el amor que úhué siente es comisura . lo imagina , impreciso y alenguado , devenir que , deviniendo , no esclarece , puro devenir murmullo , bu-bu-bú inicial , en acontecimiento . los desiertos enrojecen con la última crecida de la luz , los futuros sostenibles se han cegado . úhué rastrea las memorias del temor , roza con sus dedos cada daño humano consanguíneo , los palpita como un cielo se interroga desde el cuerpo una inmensidad tan encendida . ha pintado con su pecho mariposas en la tierra acariciando la ventral , tambórea  inclemencia del verano . úhué , pequeña ignota , está torcida , está virando al interior de las orejas una escucha minuciosa 



19.7.17

,



Betty Goodwin


        este
     es el
        instante
           en el
               que
             bocas
               inflamadas
            merodean
                      criatura
                los engaños
                  adheridos
                     a la
                        encía
                            los
                       arrancan los
                             escupen
                         los
                            inviernos
                       en la
                            cima
                       mientras
                            tanto
                      están
                      crujiendo
                           y
                        todo
                             es
                           baba
                              todo
                          es
                            leche   
                       criatura
                            la
                        traslúcida
                             y efímera
                          venida
                               en es
                                   tupor
                               des va naciendo
                                        por
                                   por
                                      por
                                          los
                                       arrebatos
                                           las
                                       fricciones
                                                las
                                           ficciones
                                             los
                                       celestes
                                          simulacros
                                               del
                                           lenguaje
                                                  que
                                              entre sí
                                                   des
                                              aparecen
                                          criatura
                                     si amamantas
                                        corazones
                                               de
                                     lombrices
                                         desde
                                             el
                                       suelo y
                                            las
                                             l
                                           o
                                           m
                                              b
                                                  r
                                                    i
                                                   c
                                                 e
                                                s
                                se prolongan
                                    y hacen
                            sueño
                                charca
                              pátina
                                invisible
                                        sobre
                               manchas
                                  des
                               bocadas
                                   de
                                      su
                                  herida



5.7.17

·



Anne Siems



―¿Qué es la muerte? ―continuó mi madre con una alegría inquietante―.
¿Qué es estar muerto? Bueno, en primer lugar, ¿qué es una persona? Un gran
porcentaje de agua. Agua corriente. No hay nada tan extraordinario en una persona.
Carbono. Los elementos más simples. ¿Qué es lo que dicen? ¿Qué todos juntos valen
noventa y ocho centavos de dólar? Eso es todo. Lo extraordinario es cómo se juntan.
Por el modo en que se juntan tenemos el corazón y los pulmones. Tenemos el hígado.
El páncreas. El estómago. El cerebro. Todas esas partes, ¿qué son? ¡Combinaciones
de elementos! Combínalos, combina las combinaciones, y tendrás una persona. Lo
llamaremos tío Craig, tu padre, o yo, pero solo son combinaciones de lo mismo, unos
mismos elementos reunidos y funcionando de una forma particular, por un tiempo. Lo
que ocurre es que, llegado el momento, una de las partes se para, se estropea. En el
caso de tío Craig, el corazón. Pero eso es solo una forma de mirarlo. Es la forma
humana de mirarlo. Si no estuviéramos pensando siempre desde el punto de  vista
de las personas, si estuviéramos pensando en la naturaleza, en la naturaleza que
no se acaba nunca, en las partes de ella que mueren, bueno, no mueren sino que
cambian, cambiar es el verbo adecuado, cambian y se convierten en otra cosa,
todos esos elementos que componen a la persona cambian y vuelven de nuevo a
la naturaleza, donde reaparecen una y otra vez en los pájaros, los animales
y las flores… ¡tío Craig no tiene que ser tío Craig! ¡Tío Craig son las flores!

La vida de las mujeres, Alice Munro



28.6.17

,



Betty Goodwin





       el desequilibrio
  cuerdea
       a pies juntillas
            ensayando
                su caída
           vaiquevá
              que vaiveando
                  a metros
                         luz
                       y luz
                   del suelo
                cuarteado
                   de dolor
                        por
                      por
                         qué
                     miedo
                  avecinado
                     con los
              márgenes
                     criatura
                           acaricias
             los estambres
                     de las
                          flores
                  antenitas
                       que
                           conectan
                     con la
                 madre
                    agazapada
                            bajo
                      tierra
                 la ensaliva
                       la regaza
                     como
                         si quedara
                   mundo
                        que ofrecerle
                             al mundo
                       a añicos
                          de los
                       huérfanos
                              criatura
                           hundes
                            toda tu
                         nariz     
                            hacia
                      escondrijos
                     vaiquevá
                       que vaiveando
                   en sincronía
                        con el sueño
                         circular
                             de las
                          estrellas
                            y su peso
                    con su muerte
                            entre
                        la espalda
                             fosforita
                                 retardada
                              y la ciega
                         trayectoria
                             de un
                                 fantasma
                                       si
                                   algo
                                     cae
                                  en cualquier
                                         parte



24.6.17

tribu versus trilce



la primera vez que leí “Trilce” de César Vallejo tuve la sensación de no entender
apenas nada. pude intuir, quizás, que algo le estaba pasando al lenguaje, algo muy
vivo que me imantaba a cada página, a cada poema, a la sonoridad de todos los
neologismos que Vallejo hacía crecer en su boca para ofrecérnoslos húmedos y latentes.
en las sucesivas lecturas del libro a lo largo de los años esa sensación, por suerte,
nunca la he perdido. ahora, casi cien años después de su primera publicación,
celebramos su reedición de la mano de Karima Editora en un cuidadísimo volumen
ilustrado por Ricardo Ranz y en el que algunos hemos dialogado con los poemas
de Vallejo desde el lugar del respeto y la pluralidad del juego. aquí mi gratitud a
Sara Castelar por invitarme a colaborar en este proyecto valiente y hermoso.
“Trilce”, como apunta Julio Ortega en el prólogo, ‘no deja de derivar, porque ocurre
en el tiempo futuro del lenguaje, haciéndose y rehaciéndose, para reconstruir la casa
del habla, la pregunta por nosotros mismos’. en la acentuada pendiente de todos
los interrogantes, nosotros hemos hecho tribu y este es nuestro homenaje:






17.6.17

·



*



Estuve buscando una palabra durante mucho tiempo
una palabra suave que dejara de fingir que lo comprendo todo

Nieve antigua, María Sotomayor



5.6.17

el bosque


cinco años son los que ya lleva la Revista Kokoro ovillando lo raro, lo mágico y lo pequeño.
para celebrarlo, nos invita a sumergirnos en la verde entraña de los bosques. mi ramita
en este monográfico, una nana-homenaje a los bosques heridos y las mujeres indias que
en el siglo XVIII fueron asesinadas por permanecer abrazadas a los árboles cuando trataban
de evitar la tala despiadada y masiva. haciendo clic en la imagen, llegaréis a muchos
de los bosques posibles que Kokoro ha cuidado. venid a respirar, animalitos:







29.5.17

,



Betty Goodwin




        gestualizas
           criatura
     los espasmos
              de las
         manos de los otros
     la creencia
           equivocada
              entre
           sus palmas
             de tener
                  entre sus palmas
                            la manida
                     realidad
             sobre  / cogiendo
                  una impostura
                      destraduces
                             cada
                      línea de la mano
                                     es
                                  un
                       cabello
                          la despeinas
                             la acosquillas
                                 y se ríe
                            como
                               un viento
                              al deslizar
                         su remolino
                                   al final
                         de cada noche
                              la piel
                                    rota
                                está
                         girando
                             su equinoccio
                                 imaginas
                                        criatura
                                    cómo
                                       es
                                 acariciar

                                    

5.5.17

,



Betty Goodwin




          nada es duro en la nostalgia,

y salvando esta mentira
     criatura
que no escuchas
pero abrazas
    ovillada
        en un designio
            mariposa
                masticando
            los escombros
       de este
          daño , tiempo
                 roto
            prima vera
             a la verita
                de una
                    voz
                      que
                cantas
             rota
          como el
            tiempo, criatura  
               no la escuchas
             reproduces
                el temblor
                    que hay 
                      en tus
                  tripas, no
                   te
                    entienden
                       si rastreas
                    caracoles
                          los conduces
                       hacia el
                         tímpano
                        vendado
                de los sordos
                   ese gesto
                          ya es
                      lenguaje
                         y no
                               te
                      entienden
                       criatura
                    derruida
             con el ruido
             ruida ignota
                  siempre
                    a rastras
                      garganteas
                 boquiabierta
                       de estupor