Páginas

30.7.16

·



Rinko Kawauchi



Digo "valle". Digo "avispas". Recupero en las palabras
sensaciones de otros tiempos. Superpongo. Añado. Pero no
recupero la presencia porque no existen "valles" ni "avispas".
Lo que existe es una densa vibración que vamos recortando,
según necesidad, con el afilado instrumento del lenguaje.

La mujer de pie, Chantal Maillard



23.7.16

·



Uta Barth



Deambulaba largo rato entre la viñas y las encinas, por aquellos lugares
donde sabía que Ippolito solía pasear con el perro; y cada piedra que removía
con el pie se preguntaba si también la habría removido Ippolito, con aquellos
pies suyos que ahora estaban muertos. Y en cualquier parte del campo donde
posara los ojos pensaba que también Ippolito habría mirado en aquella
dirección, y se asombraba de que los ojos de los hombres pasasen sobre
las cosas sin dejar huella, sobre aquella campiña verde y rumorosa
se habían posado miles y miles de ojos de gente muerta.

Todos nuestros ayeres, Natalia Ginzburg



21.7.16

·

                             
Para obtener el sonido toma cuanto no sea el sonido déjalo caer
Por un pozo, escucha.
Luego deja caer el sonido. Escucha la diferencia
Estallar.

Hombres en sus horas libres, Anne Carson









14.7.16

·



Sebastien Chou




Observa. No hace otra cosa. Toma cientos de fotografías, escamas de piña,
fibras de musgo, pétalos de flor, conchas de caracol, líquenes, se entrega a lo enano,
a lo ínfimo, a lo diminuto. Pero lo que más le impresiona, lo que lo deja boquiabierto,
lo hipnotiza, son las cosas que se derriten, que fluyen, que corren, que queman, que se
funden, que se extinguen, que se esconden, que se desvanecen. Lo que le resulta más
hermoso, más sobrecogedor, son las cosas que no pueden observarse por mucho tiempo,
las que no se repiten, las que sólo ocurren una vez, para ti, una sola vez, y apenas duran
un instante. Luego desaparecen. Eso es lo que le hechiza. (...) Como si le atormentase
lo visible, como si en ello buscase algo desesperadamente. Pero ¿el qué? Tal vez nada.
Tan sólo el sentimiento del tiempo que muere, de las formas que desfallecen.

Tristeza de la tierra, Éric Vuillard



6.7.16

·



*



He querido crear con mis manos casi vacías   con mis
útiles rudimentarios  un festival sólo para el goce

Quise toda la ternura  sólo la ternura me emocionó

Conjuros y cantos, Sara Torres