Páginas

26.5.16

·



Jing Huang



Milagrosamente las emociones sobreviven,
las manos gesticulan.

Los caballos de Tarkovski, Pia Tafdrup



17.5.16

·




Jing Huang



Y cuando recuperé la esperanza,
era una esperanza completamente distinta.

Vita nova, Louise Glück



10.5.16

·



Corinne Mercadier




Recuerdo los versos de Gerard Manley Hopkins: "Oh, Margaret,
¿te apenan las hojas / caídas de la Arboleda Dorada?" y "Es la pena
para la que el hombre ha nacido, / es Margaret a quien lloras".
Es la pena para la que el hombre ha nacido. No somos animales
salvajes e idealizados. Somos seres mortales imperfectos, conscientes
de esa mortalidad incluso cuando la apartamos a empujones,
decepcionados por nuestra misma complejidad, tan incorporada
que cuando lloramos a nuestros seres queridos también nos estamos
llorando a nosotros mismos, para bien o para mal. A quienes éramos.
A quienes ya no somos. Y a quienes ya no seremos definitivamente un día.

El año del pensamiento mágico, Joan Didion