Páginas

8.3.16

·



Amy Friend




Ahora, puedo decirle algo: tendrá dulzuras que no puede creer todavía.
Cuando tenía usted a su madre, pensaba usted mucho en los días de ahora
en que ya no la tendría más. Ahora pensará mucho en los días de antaño
en que la tenía. Cuando se acostumbre usted a esa cosa horrible que es ser
rechazado hacia el antaño, entonces la sentirá usted revivir dulcemente,
volver a tomar su lugar, todo su lugar cerca de usted. En este momento, esto
no es posible todavía. Esté usted inerte, espere que la fuerza incomprensible
que lo ha roto, lo levante un poco, digo un poco pues siempre guardará usted
algo de roto. Dígase usted esto pues es una dulzura saber que no se amará
nunca menos, que uno no se consolará jamás, que se acordará cada vez más. 

Carta de Marcel Proust a Georges de Lauris
en Diario de duelo, Roland Barthes



No hay comentarios: