Páginas

14.1.16

·



Rudolf Bonvie



Mi madre me dijo que tendría miles de mañanas para despertar y pensar
en todo esto cuando ya no hubiera nadie para decirme cómo sentirme. He tenido
ya varios miles. Lo que sé es que tendrás una oportunidad mejor en la vida
–de sobrevivirla– si toleras bien la pérdida; si te las arreglas para no ser
un cínico en todo aquello que ella implica; si te supeditas, como sugirió Ruskin,
al mantenimiento de las proporciones, a enlazar las cosas desiguales en un todo
capaz de preservar lo bueno, aun cuando haya que admitir que lo bueno no es
a menudo fácil de encontrar. Lo intentamos, como mi hermana dijo.
Lo intentamos. Todos nosotros. Lo intentamos.

Canadá, Richard Ford


1 comentario:

Andrés Vara dijo...

Bello y certero.