Páginas

28.11.15

·



Mary Ellen Bartley




quizá sencillamente no ser baste
por duro que resulte imaginarlo

Averno, Louise Glück




ocurre
¿olvido? en
fracciones
de segundo
no pensar
en  no
sentir que
no ― y
sigue
siendo
tibio el
sol a
veces
sin
sin
sin
con
un
poco
de
culpa
hasta
que
¿ya?



12.11.15

la supervivencia



cuando Mariel Manrique me propuso escribir para la supervivencia · herramientas mínimas,
el último número de la revista Shagrila que acaba de salir, no fui capaz de hacerlo. por entonces,
mamá declinaba día a día hacia la muerte y todas las palabras la supervivencia ya no parecía
las palabras se deshacían de miedo. fue en el miedo cuando Mariel me pidió los pequeños
cuadernos de las luciérnagas y la cuida y me dijo: dejame hacer. así es cómo el texto que
aparece finalmente en la revista tiene su respiración y la hilatura generosa de sus dedos. ella
recogió lo roto para recomponerlo, para cuidarlo todavía, para darle un alivio entre sus manos. 
sería injusto no reconocer que siento este texto, aunque lleve mi nombre, muy cerca de su latido.
Mariel lo hizo sobrevivir a la impiedad, gracias a ella, las luciérnagas siguen titilando donde
ahora hay un hueco. la revista llegó a casa hace unos días: nos hace vulnerables, tan heridos,
tan pequeños supervivientes en nuestro trineo. el gesto es acunarla, acunarnos, seguir: 






10.11.15

·



Amy Friend




Navegamos madre en un océano sin barcos.
Piedad por nosotros, piedad por el océano, navegamos.

Decreación, Anne Carson






las manos
en vagido
del duelo
precipitan
lo fractal 
en intuir
lugar
luciérnago


·


en red o
torbellino
el corazón
hace
¿una casa?
en lo
invisible
a la
deriva
el
sufrimiento
guarecer


·


¿des
gar
ros?
desde
el
amor
que
hilabas
para el
mundo
tengo
que
¿coser?
a luz
mamá
la piel
abierta



3.11.15

·



Amy Friend




                                                                   El alma de tu madre va en vilo delante.
                                                                   El alma de tu madre ayuda a capear la noche, escollo a escollo.
                                                                   El alma de tu madre fustiga a los tiburones delante de ti.

                                                                   Este vocablo es pupilo de tu madre.
                                                                   El pupilo de tu madre comparte lecho, piedra a piedra.
                                                                   El pupilo de tu madre se inclina sobre la migaja de luz.

                                                                                       Obras completas, Paul Celan





intuir
lo
intraducible
a la
pregunta
sigue
un
pálpito
¿es
abrigo?
luciérnagas
prendiendo
la genealogía