Páginas

29.10.15

·



Amy Friend



el cuerpo se nos iba haciendo sin madre ¿o no?

tra(n)shumancias, Luz Pichel




·

dicen cuánto te pareces a tu madre y dejo ¿dejas? que el instante entre las manos se confirme tacto ahora ¿es un espejo? y suave palpa cuello y | y cuello oreja y y timbre boca y y nido de palabras rama a rama se deshace

··

no atrapar los parecidos se suceden desde dentro hacia qué puntos que en el cuerpo pliegan ¿pliegas? el dolor al llegar sin permanencia espora luminosa o semejanza

···

dicen tantas tantas veces cuánto te pareces a tu madre un eco físico en el hu-eco a la intemperie se acurrucan las luciérnagas mamá pequeñísima heredad que parpadean ¿parpadeas?

  

28.10.15

·




Dara Scully



Este es el punto: cuando la separación no separa; cuando
se vivifica la ausencia rescatándola del silencio, de la inmovilidad.
En el asalto del amor sobre la nada. Mi voz rechaza la muerte;
mi muerte; tu muerte; mi voz es mi otro. Yo escribo
y tú no estás muerto. Si escribo, el otro está a salvo.
(...) Con una mano, sufrir, vivir, palpar el dolor, la pérdida.
Pero está la otra: la que escribe.

La llegada a la escritura, Hélène Cixous



16.10.15

·



Mary Ellen Bartley




el recuerdo turbio de la muerte precisa, la muerte con nombre y apellidos, la muerte real,
no como la muerte escrita de algunos libros, no la muerte idealizada que se asume como
un fenómeno, sino la muerte inacabada, la muerte que duele, la muerte de los otros a los que
queremos tanto, la muerte muerte, el acabarse la compañía y la presencia, el acabarse todo
de los otros en nosotros, el apagarse la voz y el cuerpo, el imposible abrazo, el imposible
crecimiento y la imposible ocurrencia de las promesas de un futuro compartido, la muerte añeja
que vuelve a nosotros cada tanto tiempo como una añoranza y un lloro, como un dolor que
no se desaparece nunca porque tiene su ancla, su espina inolvidable, clavada en la nada

Anatomía de la memoria, Eduardo Ruiz Sosa





memoria, tropieza
todas las preguntas
aire




9.10.15

·



Masao Yamamoto





vuelco
de señal en
la barriga
que antes si
cuando
a tumores
espaciaba
llorando
este invisible
au
hacía
presagiosa
los oídos
infugados
queriendo
no creer


·


aún mentira
o emboscada
si algo
hurgo
sedimentos si
estuvieras si
mamá
cercana
y timbre
en tú y
tocar
si no
este hueco
alrededor
que no parece


·


si vacío
contiene
en el regazo
y resistencia
todavía
y perforando
dónde
para
un roce
todavía
todavía
mamá
no
es el
consuelo


·


rotos
los engaños
de la luz
un verano
que tirita
la memoria
es un
¿lugar?
¿huesudo
suelo
que hacer
sima
a rodillazos
y volver
con las
heridas
desgranadas
si curaran
el si si?


·


caen ― la boca
en círculo
a una lluvia
de dientes
amarillos
los mordiscos
en la voz que
masticando
el corazón
de la palabra
duelen
au que si
estuvieras si
ma
despedazada
en esta boca
repararas
con saliva
lo que au
a trozos au
por el embudo
irreversible
de la muerte






poemas publicados en el nº 11 de la Revista Kokoro ]

6.10.15

si...



Cuando pienso en Kokoro siento nidos calentitos y
las músicas posibles de un balbuceo primerizo y frágil.
El número 11 de la revista ya está aquí y, con él,
un monográfico dedicado al condicional "si...".
Sus múltiples surcos pulsando el latido: