Páginas

16.4.15

·



Masao Yamamoto





Ignoro lo que será del enfermo esta mujer, que le besa
y no puede sanarle con el beso, le mira y no puede sanarle con los ojos,
le habla y no puede sanarle con el verbo. ¿Es su madre? ¿Y cómo, pues,
no puede sanarle? ¿Es su amada? ¿Y cómo, pues, no puede sanarle? ¿Es,
simplemente, una mujer? ¿Y cómo, pues, no puede sanarle? Porque esta mujer
le ha besado, le ha mirado, le ha hablado y hasta le ha cubierto mejor
el cuello al enfermo ¡cosa verdaderamente asombrosa! no le ha sanado.

Las ventanas se han estremecido, César Vallejo



2 comentarios:

Darío dijo...

Ex-tremecimiento...

Verónica Durán González (MUJERCIERVO) dijo...

pero lo ha intentado y por eso tú te mereces toda la paz de los bosques del mundo.


Besiño fuerte.