Páginas

20.3.15

·



Ana Teresa Barboza



Entonces, antes de comprender,
mi corazón encaneció como encanecen los cabellos.

La pasión según G.H., Clarice Lispector



No hay comentarios: