Páginas

1.2.15

·



David Jiménez



Y sucede lo siguiente: cuando me extraña la palabra
entonces alcanza su sentido. Y cuando me extraña la vida
entonces empieza la vida. Tengo cuidado de no sobrepasarme.
En todo esto hay una gran contención. Y entonces me entristezco
sólo para descansar. Llego a llorar dulcemente de tristeza.
Después me levanto y vuelvo a empezar.

Agua viva, Clarice Lispector



1 comentario:

Verónica Durán González (MUJERCIERVO) dijo...

Volver a empezar. Mimetizarse con los ritmos de la marea.


Un besiño fuerte.