Páginas

20.9.14

·



Farah Willem



Tendencia a extender el dolor más allá de uno mismo: ¡yo aún la tengo!
Las personas y las cosas no son para mí suficientemente sagrados.
¡Ojalá no ensucie nada cuando me convierta totalmente en lodo!
Que no ensucie nada, aunque sea sólo dentro de mi pensamiento.
Ni en los peores momentos sería capaz de destruir una estatua griega
o un fresco del Giotto. ¿Por qué entonces otra cosa? ¿Por qué, por ejemplo,
un instante en la vida de un ser humano que podría ser un instante feliz?

La gravedad y la gracia, Simone Weil



18.9.14

orfandad, iii


porque ubre tan árida
exclamación torcida
en torno moscas
ni leche agriada ¿hay
estómago?


14.9.14

orfandad, ii


zurcida comisura
de quien no
solloza
un abandono
al filo de cegar
caída que ya viene


8.9.14

orfandad, i


morar de vacío canícula
en estampida
porque
atrás la marabunta ceniza
de otros fuegos


1.9.14

el mundo es un orfanato





El mundo es un orfanato.
¿No tendremos jamás paz sin dolor?
¿Sin súplicas de los agonizantes pidiendo
una ayuda que no llegará?
¡Oh cuerpo inmóvil en el polvo!, no puedo
mirar y sin embargo debo.

Marianne Moore



Trent Parke