Páginas

10.11.14

dientes de leche



Pensaba en una sola cosa: entrar en el mundo.

Los hermosos años del castigo, Fleur Jaeggy


Dara Scully, como las niñas de las novelas de Fleur Jaeggy,
sabe que la inocencia arde en las pupilas, sabe que la infancia
tiene yemas vulnerables, sueños vulnerables aunque decididos
aunque inconsistentes deseando entrar en la maleza del mundo.
Dara Scully ha fotografiado la infancia que nos agujerea con su
primera melladura, el misterio, la confusión salvaje de los roces,
y a todo le ha dado cobijo en su último cuaderno, Dientes de leche.
Entre sus páginas, nos ha dejado jugar a muchas, niñas del temblor,
con la caligrafía siempre torcida de la escritura que nos hormiguea.
Si queréis jugar con nosotras, pellizcad la imagen:






4 comentarios:

jan joost dijo...

He mirado todas las fotos y he leído tu texto. Respira atmósfera de infancia.

De alguna manera pero muy distinta concuerda con una foto bien distinta de dos chicos (mi hermano y yo) que acabo de colgar en un post 'serio' para liviarlo (hacerlo más livio, ligero). Esa foto encuentras haciendo clic en mi nombre.

Después diré más sobre 'dientes de leche'.

Un beso

Darío dijo...

Divinura.

giovanni dijo...

De la introducción/definición me intriga 'reino de la bestia y la pureza' y después, leyendo los poemas, todos me invitan a volver a los sentimientos de aquel entonces que todavía están presentes, en sus formas originales o escondidas y leo: 'diga en voz alta: el corazón del niño es una jaula porque el niño es un cazador y dentro está lo más salvaje que ha cazado'. (Isabel Tejada)

Y leo sobre 'la fonética de los hueses pequeños' y me siento pequeño y grande a la vez, y creo que ya me sentía así de pequeño.

Un beso

Isabel Martínez Barquero dijo...

En otro lugar puro, blanco como tu nombre, se deslizan palabras que nombran la belleza.
Me encantó encontrarte otra vez, Alba.
Un beso enorme.