Páginas

28.8.14

·



Trent Parke



Todos los días suceden en el mundo cosas que no se explican
por las leyes que conocemos de las cosas. Todos los días, habladas
durante un momento, se olvidan, y el mismo misterio que las ha traído se las lleva,
convirtiéndose el secreto en olvido. Tal es la ley de lo que tiene que ser olvidado
porque no puede ser explicado. A la luz del sol, continúa siendo normal
el mundo visible. El ajeno nos acecha desde la sombra.

Libro del desasosiego, Fernando Pessoa



2 comentarios:

Carmela dijo...

Y sin embargo, esas cosas, suelen ser fundamentales.
Saludos.

Darío dijo...

La ley de las leyes nos es inaccesible. Ni siquiera debe llamarse ley. Ni siquiera ni...