Páginas

24.6.17

tribu versus trilce



la primera vez que leí “Trilce” de César Vallejo tuve la sensación de no entender
apenas nada. pude intuir, quizás, que algo le estaba pasando al lenguaje, algo muy
vivo que me imantaba a cada página, a cada poema, a la sonoridad de todos los
neologismos que Vallejo hacía crecer en su boca para ofrecérnoslos húmedos y latentes.
en las sucesivas lecturas del libro a lo largo de los años esa sensación, por suerte,
nunca la he perdido. ahora, casi cien años después de su primera publicación,
celebramos su reedición de la mano de Karima Editora en un cuidadísimo volumen
ilustrado por Ricardo Ranz y en el que algunos hemos dialogado con los poemas
de Vallejo desde el lugar del respeto y la pluralidad del juego. aquí mi gratitud a
Sara Castelar por invitarme a colaborar en este proyecto valiente y hermoso.
“Trilce”, como apunta Julio Ortega en el prólogo, ‘no deja de derivar, porque ocurre
en el tiempo futuro del lenguaje, haciéndose y rehaciéndose, para reconstruir la casa
del habla, la pregunta por nosotros mismos’. en la acentuada pendiente de todos
los interrogantes, nosotros hemos hecho tribu y este es nuestro homenaje: